martes, 13 de febrero de 2007

Windows Vista: la maquinación de las discográficas

Windows Vista, el último sistema operativo de Microsoft, está plagado de sistemas de protección anticopia y de bloqueo de contenidos por presiones de entidades como la MPAA, la RIAA o la SGAE, supuestamente para combatirla piratería. Estos sistemas están integrados en la programación básica del sistema, por lo que son muy difíciles de cancelar o rodear.El resultado es que, si te instalas Windows Vista o compras un ordenador que lo traiga preinstalado, ya no podrás ver o grabar vídeos ni escuchar o grabar música descargados de Internet .Lo más grave es que en muchos casos tampoco podrás hacerlo aunque hayas comprado legalmente el contenido, porque el DRM (sistema de protección de derechos de autor) integrado no permite, por ejemplo, que te puedas pasar una canción de un DVD (comprado legalmente) a tu MP3. Ni que te puedas tostar una selección de canciones (compradas legalmente) para el CD de tu coche. Y, con frecuencia, ni siquiera podrás reproducir una película (comprada legalmente) en tu ordenador o en cualquier medio que no sea un reproductor específico autorizado por Microsoft y los fabricantes de contenidos. Si intentas hacerlo, lo reproduce con mala calidad o directamente lo impide.La única solución segura para evitar este abuso es no instalar WindowsVista y rechazar cualquier ordenador que te intenten vender con WindowsVista preinstalado. Sigue con Windows XP o considera pasarte a algún sistema operativo "libre", como Linux. Es posible que, si Microsoft ve que no hay forma de vender el Windows Vista por culpa de esta barbaridad, se lo piensen mejor la próxima vez.

Lo irónico es que hace unos días, el Journal of Political Economy, tratadando de establecer la relación causa-efecto entre las descargas P2P y la reducción en las ventas de música, ha determinado que no no existe, y en el peor de los casos las descargas P2P sólo afectarían en un 0,7 a la ventas de discos.

http://www.journals.uchicago.edu/JPE/journal/issues/v115n1/31618/brief/31618.abstract.html?erFrom=3821544514812342671Guest

El problema de la baja de ventas en discos no es la piratería, es que no hay un cantante que valga la pena, por eso esta el mercado lleno de recopilatorios. Es la falta de creatividad el problema, no la descarga. Pero a las discograficas eso no les pasa por la cabeza. Y por eso presionan a los gobiernos para que condenen la P2P y la descarga por diferentes vías. El Parlamento francés ha reformado su ley de propiedad intelectual que, entre otras cosas, regulará las descargas de Internet.

La nueva ley francesa establece:
Multas de 38 euros por descargar ficheros para uso privado.
Multas de 150 euros para quienes pongan a disposición de otros esas obras mediante sistema de intercambio P2P
Multas de hasta 750 euros a aquellos que tengan programas informáticos que permitan desactivar las protecciones de ficheros sometidos al pago de derechos de autor.
Multas de hasta 3.750 euros a los usuarios que rompan dichas protecciones.
Multas de hasta 30.000 euros a los internautas que comercien con programas capaces de destruir las protecciones anticopia.
Condenas de hasta tres años de cárcel y multas de 300.000 euros a los que comercien con programas P2P.

El texto también obliga a la interoperabilidad entre reproductores, es decir, que las canciones deben funcionar en cualquier reproductor.

Y no es la única medida de este tipo que se pretende tomar en el continente europeo. Esto atenta contra la libre circulación de las ideas y de la cultura. No todo lo que se descarga de internet son los discos de Bisbal o de Robbie Williams, muchos lo usamos para difundir música inaccesible por otros medios. Es absurdo que se nos obligue a aceptar algo.

Por eso, no a Windows Vista