viernes, 16 de febrero de 2007

El Nisshin Maru contraataca (Greenpeace y el terrorismo)

Para los que estamos enfrascados en la defensa de las ballenas de la zona antártica, y firmamos como quince veces la creación del Santuario, el nombre del barco ballenero japones Nisshin Maru es muy conocido, desgraciadamente.

En 1998, el 8 de diciembre en Noumea, New Caledonia y Sydney, Australia, después de 28 horas de protesta pacífica, Greenpeace impidió partir al barco ballenero japonés Kyo Maru No 1 y a la factoría flotante Nisshin Maru para sus cazas "cientificas" de ballenas. La cuota de captura de Noruega subió a 671 individuos y el ministro de ese país prometió subir las capturas hasta 1,200-1,300 para el año 2000. Japón anunció que no aceptaría la veda en altamar o en el comercio internacional, ni la desaparición de la captura "científica". Greenpeace documentó toneladas de grasa de ballena congelada "blubber" en Noruega con etiquetas japonesas. Japón, Corea, Rusia y China buscaron crear una organización que promoviera la cacería comercial de ballenas para invalidar a la CBI. En 1999 Japón trató de impedir que Greenpeace fuera aceptado en la CBI, pero es aceptado por 22 votos contra 9. La CBI pasó una resolución a la CITES, solicitando que las partes de esa Convención se atuvieran a la decisión de no reabrir el comercio ballenero en su siguiente reunión, que se llevaría a cabo en el año 2000 en Nairobi. La CBI solicitó a Japón que suspendiera la cacería "científica". Japón propuso bajar de Apéndice dentro de la CITES a las ballenas gris y minke. Japón y Noruega cazaron cientos de ballenas minke. Greenpeace obstaculizó la cacería en el Mar del Norte y la Antártida. En el 2000 Japón propuso ante la CITES la desprotección de la ballena gris y minke. Sus propuestas fueron rechazadas. Noruega también planteó la desprotección de la ballena minke; su propuesta fue rechazada. Japón desobedeció la resolución de la CBI y decidió cazar ballenas bryde y cachalotes en el Pacífico Norte

El Nisshin Maru se decidó a las minke en la zona del Santuario cerca de la Antartica, pese a las reiteradas campañas en contra.

En el año 2006, en la madrugada del 9 de enero, como consta en la pagina de Greenpeace, el barco factoria de los balleneros japoneses, el infame Nisshin Maru se dirigió hacia el barco Arctic Sunrise, de Greenpeace, y lo golpeó en la proa, poniendo con ello en riesgo a los integrantes de la organización ambientalista y violando leyes marítimas internacionales. La regla 13 de la Convención para la prevención de colisiones en el mar de la Organización Marítima Internacional afirma que: la embarcación que se aproxime a otra debe de mantenerse fuera del curso de la embarcación a la cual se aproxima.Previamente, el Nisshin Maru estuvo transfiriendo carne de ballena de sus bodegas a un buque de suministros, el Oriental Bluebird, de bandera panameña. Para denunciar esta actividad, activistas de Greenpeace a bordo de lanchas inflables pintaron la leyenda "Carne de ballena del Santuario" en el estribor del Oriental Bluebird. Aunque esta denuncia no impidió el trasbordo de carne ni puso en peligro los buques o las tripulaciones, la respuesta fue la embestida.


Hoy 16 de febrero del 2007, aparecio en los periodicos que el Nisshin Maru se encuentra averiado en aguas de la Antártida. Un fuego declarado en el interior del barco pone en riesgo mayor colonia mundial de pingüinos Adelia en el Cabo Adare, ya que hay riesgo de derrame de combustible. El barco de Greenpeace está a menos de 24 horas de él, y a ofrecido ayuda, y el gobierno de Nueva Zelanda ha pedido a Japón que acepte la ayuda de Greenpeace o de un rompehielos de EEUU. Pero Japón asegura que el fuego declarado en el barco está bajo control y que podrá ser remolcado por otro de los barcos de la flota. Ademas se ha expresado dudas sobre lo accidental del incendio. En otras palabras, Japon, que considera a Greenpeace una organizacion terrorista, cree que el incendio fue un sabotaje de un miembro de la organizacion, para impedir que, como dijeron fuentes del Instituto de Investigación de Cetáceos japones, responsable de la caza de ballenas, mueran las 850 ballenas minke y 10 ballenas de aleta previstas para ser cazadas POR FINES CIENTIFICOS (?) en la zona.

Estas son fotos de como se caza para fines cientificos, esto es terrorismo en estado puro




Japon ha incumplido todas las normas internacionales en caza de ballenas y prosigue su actividad ilicita en el Santuario. Aunque se estableció una moratoria en la caza de ballenas en 1984, la Comisión Internacional para la Pesca de Ballenas permite la captura por razones científicas, apartado al que se ampara Japón para pescar cada año un cupo determinado que ronda en torno el medio millar de ejemplares de varias especies. Durante la reunión de la CBI, en Puerto Vallarta, México, en 1994 se votó 23 contra 1 (Japón), por establecer el santuario ballenero más grande del mundo en el Océano Austral, que abarcaba todos los océanos circundantes a la Antártida, y se prohibió toda caza comercial. Legalmente, Japón no estaba obligado a respetar esta zona por haber votado en contra. Así, empezó su cacería de "investigación" en el Pacífico Norte, con una cuota de 100 ballenas, y una cuota que subió de 330 a 440 en la Antártida. Pero es absurdo que ese pais se escude en la "legalidad" para masacrar a unos seres maravillosos como son las ballenas, que tienen tanto derecho a existir como los japoneses, o quiza mas porque las ballenas no andan matando a quien se les cruce por el camino.


Por favor, sumarse a la campaña de Greenpeace
REGISTRATE COMO CYBERACTIVISTA Y TE MANTENDREMOS INFORMADO