viernes, 16 de febrero de 2007

Juicio en Italia por vuelos CIA

Dentro de los secuestros de europeos por la CIA, que desvelo la trama de vuelos ilegales, esta el caso del clérigo fundamentalista Abu Omar, que según la Fiscalía de Milán, sería uno de los cabecillas de la organización terrorista Ansar al Islam.

Lo grave de los hechos esta mas en como ocurrieron. Más de una treintena de personas están acusadas del secuestro de Abu Omar en febrero de 2003 y su traslado posterior a una prisión egipcia, donde sufrió graves torturas, según él mismo ha denunciado, y recientemente fue puesto en libertad. O sea, paso casi cuatro años torturado. Y sin que haya pruebas fehacientes de que efectivamente estuviera involucrado en actos terroristas.

Si bien el programa de "entregas extraordinarias" o "extraordinary renditions" -consistente en secuestrar a presuntos terroristas para trasladarlos a países donde la tortura es habitual, sin interferencias judiciales- se asocia tradicionalmente a la CIA, en realidad se trata de una iniciativa conjunta con el Pentágono. Los integrantes fueron seleccionados individualmente, y responden personalmente ante Donald Rumsfeld. De ahi que los informes de los pasajeros de dichos vuelos no sean del todo claro. Algunos de los nombres o pasaportes corresponden a oficiales del ejército norteamericano. Tras el examen de bancos de datos, algunos de los nombres remiten a un apartado de correos que es la misma dirección postal correspondiente a los secuestradores, en una céntrica calle de Milán y a plena luz del día, del clérigo fundamentalista Abu Omar. Entre los agentes incluidos en la denuncia del secuestro esta el jefe de la Estación de la CIA en Milán, quien en 2003 fue acreditado como diplomático —« Cónsul de los Estados Unidos en Italia » — y que, hace unos meses, fue sustituido de repente.

El secuestro muestra el desprecio de la CIA y de Estados Unidos por los demas países: los agentes americanos usaron teléfonos italianos para comunicarse entre ellos en la fecha, e, inclusive, en los minutos exactos en que se llevaba a cabo el secuestro. Los policías de la Digos, los mismos que investigaban desde el 2002 a Abu Omar por terrorismo internacional, pudieron aislar de esta manera un total de 17 celulares que en el día del rapto, entre las 12:28 y las 12:33, estaban todos activos en la calle Guerzoni, donde Abu Omar fue secuestrado mientras caminaba desde su casa a la cercana Mezquita de la Avenida Jenner. Una testigo ocular presenció el rapto: una mujer egipcia que vió dos hombres italianos disfrazados de policías para bloquear a Abu Omar, que « pedía ayuda en Aacute;rabe » mientras era «introducido a la fuerza en un furgón blanco sin cristales posteriores ». La investigación ha adelantado que, inmediatamente después del secuestro, el celular del presunto Jefe del Comando marcó un número reservado del Consulado de los Estados Unidos en Milán, y al celular personal de Bob, es decir el mismo Jefe-Centro Cia. Un segundo grupo de agentes americanos, como demuestra el análisis de los « celulares radiobase » (las antenas de la Telecom y la WIND) poco a poco conectadas de 9 teléfonos, se ha encargado después del transporte del rehén, en un furgón y dos automóviles de cobertura alquilados en Milán, hasta la base militar USA de Aviano. La Digos descubrieron además tres tarjetas Viacard usadas por los tres vehículos para pagar el peaje, con ingreso desde Milán-Cormano y salida a las 16:00 en punto desde la caseta de Portogruaro. A las 16:13 y a las 16:32 el celular del Jefe del Comando llamó al número reservado de un Coronel de la base aeronáutica USA, según la acusación, para avisar de la llegada y evitar controles de los militares italianos. A las 18:20 un avión de cobertura de la CIA (un Learjet con sigla militar «Spar 92» que significa «Personaje no identificable a bordo») despegó de Aviano hacia Ramstein, la base USA en Alemania, que es también donde el comando europeo de la CIA tiene su sede. Desde aquí, a las 20:31, un segundo jet ejecutivo (código N85VM), partió hacia El Cairo: un Gulfstream privado a nombre del equipo de Baseball de Boston, los «Red Sox», cuyo propietario efectivamente ha confirmado al Chicago Tribune haberlo alquilado a la CIA. A las 12:30 pm, el Jefe del Comando llamó desde Italia a un número reservado en Virginia, el Estado donde la CIA tiene su sede. Misión cumplida. Al día siguiente, el 18 de febrero de 2003, Abu Omar ya estaba prisionero en la cárcel egipcia de Al Tora, donde dan comienzo los interrogatorios y las torturas. La Procuraduría de Milán solicitó información en dos ocasiones sobre la suerte del imán, pero Egipto no ha respondido nunca.
La jueza italiana Caterina Interlandi decidió hoy (16 de febreor 2007) enviar a juicio los antiguos jefes de los servicios secretos militares del país (SISMI) y a 26 agentes de la CIA estadounidense, acusados por la fiscalía del secuestro en Milán (norte) del imán Abu Omar.