martes, 13 de marzo de 2007



George W. Bush es el presidente de EEUU con menor coeficiente intelectual de los últimos 60 años con un nivel de 91, según un estudio publicado por el Instituto Lovenstein de Scranton, Pensilvania, EEUU. El estudio, que se realiza cada año desde 1973 dirigido a la comunidad educativa, mide el coeficiente intelectual de cada nuevo presidente estadounidense que sube al poder y realiza una comparativa con el de los anteriores inquilinos de la Casa Blanca, desde el demócrata Franklin Roosevelt (1933-1945). Los resultados del coeficiente intelectual van desde el 130 o más, que se clasifica como 'muy superior' (el 2,2% de la población); del 120 al 129, como 'superior' (el 6,7); del 110 a 119, como 'normal alto' (el 16,1); de 90 a 109, como 'promedio' (el 50); de 80 a 89 como 'normal bajo' (el 16,1); de 70 a 79 como 'fronterizo' (el 6,7) y de 69 o menos como 'deficiente mental' (el 2,2). Para la realización del informe, el Instituto Lovenstein se basó en indicadores tales como los logros escolares, la producción escrita e individual de los presidentes durante su formación o su habilidad para hablar con claridad. Se tuvieron en cuenta además una serie de factores psicológicos que se utilizan en el sistema de ránking de inteligencia de Swanson/Crain.


De los actuales resultados, llama la atención que los únicos dos presidentes estadounidenses de ese lapso que no superan la marca de 100 puntos son los Bush, padre e hijo. Según este estudio, el resultado de Bush, obedece a su aparente dificultad en el dominio del inglés durante sus intervenciones en público, su limitado uso del vocabulario, que se calcula que es de cerca de 6.500 palabras, contra las 11.000 de las que hacían uso normalmente sus antecesores. El informe destacó además la falta de logros escolares del actual presidente, que se reducen a haber obtenido un título de MBA de nivel básico (Maestría en Administración de Empresas), y que no incluyen ningún tipo de trabajo de investigación que pudiera ser considerado como hito académico. "Todos los presidentes anteriores a George W. Bush contaban al menos con un libro escrito por ellos en su haber, y muchos de ellos habían publicado varios textos durante sus años de formación", reflejó el informe. "No es sólo que el presidente Bush no tenga trabajos publicados, lo cual hizo más difícil llegar a una evaluación adecuada, sino que además nos tuvimos que centrar en las transcripciones de sus discursos", señaló el doctor Lovenstein.

Los seis presidentes republicanos de los últimos 60 años tenían una media de 115,5 de coeficiente intelectual. La aportación más alta entre ellos fue la de Richard Nixon (1969-1974), con 155, y la más baja, de 91, la del actual presidente Bush (en el cargo desde 2001), según el informe.


En cuanto a los demócratas, la media es de 156, con Bill Clinton (1993-2001) a la cabeza con un coeficiente intelectual de 182, mientras que Lyndon Johnson (1963-1969), con un valor de 126, ocupa el último lugar. Clinton es, además, el presidente con mayor coeficiente intelectual de los doce presidentes que ha habido en EEUU durante los últimos sesenta años, mientras que su sucesor en la Casa Blanca, el republicano George W. Bush, tiene el más bajo.