viernes, 4 de mayo de 2007


Uno de los grandes misterios de la Segunda Guerra Mundial ha sido hoy motivo de nueva información: el numero de bajas de los soldados soviéticos, según Rusia, es de 8.860.400.

Esto no llamaria la atencion si no se hubiera producido graves incidentes en Estonia. Hace unos días, en su capital, Tallin, las autoridades decidieron desmontar un monumento a los soldados soviéticos caídos en la Segunda Guerra Mundial, el Monumento al Combatiente Libertador, en medio manifestaciones en las que hubo una víctima mortal. No solo el asunto pasaba por el monumento en sí, sino en el hecho que él contenía los cadaveres de los soldados rusos que murieron en Tallin.

Ahora, Rusia hace publico un informe del Centro de Memoria Militar (CMM) del Ministerio de Defensa de Rusia, que indica que el ejército de la Unión Soviética sufrió 8.860.400 muertos durante la Segunda Guerra Mundial, comprendida entre el 22 junio de 1941 y el 9 de mayo de 1945. En el desglose, 2,5 millones fueron dados de baja como inválidos de guerra durante los casi cuatro años que se prolongó la Gran Guerra Patria y 147.000 fueron condenados a fusilamiento por diversos delitos, desde robo de comida hasta alta traición, sentencias que fueron ejecutadas en 103.000 casos.

Esto deja a un lado la cifra de 35 y 45 millones de soldados soviéticos muertos. Ahora bien, fijandose en cerca de 9 millones los soldados muertos, se ha establecido tambien la de total de soviéticos muertos: 26,6 millones de soviéticos, en su inmensa mayoría civiles, murieron durante el conflicto.
Sería interesante que por otro lado los judíos hicieran lo mismo y honradamente dijeran la cifra exacta de muertos en este conflicto, porque cada vez se multiplican las evidencias de la farsa de los 6 millones. Según datos proporcionados por el mismo Congreso Mundial Judío, habían, en 1957 once millones ochocientos mil judíos. Es decir, 0,8 millones MÁS de los que debieran haber si pensamos que murieron 6 millones. Según informa el demógrafo norteamericano Roland L. Morgan, en el censo de la población soviético de 1957, el número de judíos residentes en la URSS era ligeramente superior a los tres millones y no los 2 millones mencionados por el Congreso Mundial Judío. Y si contamos el aumento progresivo de la comunidad judia en la decada de los 40 y 50 en otros paises, lo que tenemos realmente es que murieron cerca de 500 mil. Historiadores judíos como Aldo Dami indica que el total posible de victimas judías fue de 600 mil, ya que hay que considerar que hubo muchos individuos dados inicialmente por desaparecidos en las cámaras de gas y crematorios, que aparecieron, años después, en el nuevo Estado de Israel, como muestra una serie llamada Escape de Suvivor. Y que los muertos no son de campos de concentracion unicamente, sino contando los que murieron en la sublevación armada del ghetto de Varsovia y las victimas del terrorismo de los movimientos de “resistencia”, del consiguiente “contraterrorismo” y de los bombardeos aéreos. Jacob Letchinsky incluso la fija en 300 mil, entre los que se cuentan los fallecidos a causa de todos los factores (epidemias, muertes naturales, inanición e, incluso, bombardeos de la aviación aliada) La propia Cruz Roja Internacional, en documentado estudio aparecido en el periódico suizo Bassler Nachrichten, afirmó oficialmente que el número de muertos en los campos de concentración fué de 395.000.